Sat Hari Kaur Kundalini Yoga

Yoga para Adultos, Niños, Mujeres Embarazadas y Aduto Mayor, en Villarrica, Chile.

viernes, 6 de junio de 2014

Hilaria Baldwin, gurú del yoga en Nueva York


Alec Baldwin ha vivido de escándalo en escándalo los últimos años. Ha sido acusado de comentarios racistas y homófobos. Las trifulcas con los paparazis a la salida de su apartamento en el East Village de Nueva York o de cualquier acto social son habituales. El «talk show» que MSNBC preparó a su medida tuvo que ser cancelado el año pasado tras uno de esos escándalos. El último altercado fue a mediados del mes pasado: fue parado por la Policía cuando andaba en bicicleta en sentido contrario por la Quinta Avenida. Protestó y se lo llevaron a la comisaría por alteración del orden público y por no tener un documento de identidad. Allí le espetó al policía que le tomó declaración: «¿Qué edad tienen estos agentes, que no saben quién soy?».

A pesar de este incidente, Baldwin había tratado de retirarse de la escena pública en los últimos meses. Incluso amenazó con marcharse de Nueva York, para evitar la presión de unos medios que oscilan, en sus propias palabras, entre «superfluos» y «tóxicos». «Todo lo que siempre he odiado de Los Ángeles, lo estoy empezando a querer», escribió el pasado febrero en una larga carta en la revista «New York».

Pero el mayor enemigo para escapar de los focos parece tenerlo en casa. Su mujer, Hilaria, se ha convertido en un personaje ubicuo en los medios y en las redes sociales. Nacida en Mallorca y criada entre España y Boston, Hilaria se convirtió en una de las instructoras de yoga más demandadas en la Gran Manzana antes de conocer a Baldwin en 2011. Su matrimonio con el actor en 2012 ha servido como trampolín para lanzarla más allá de los estudios de yoga y los salones de sus clientas adineradas. Participa en el programa televisivo «Extra», cuyo productor, Steve Sunshine, es amigo de su marido. Escribe desde el mes pasado para la revista «Beach». Colabora con un blog en la web «SheKnows.com». Y retrata cada día su vida en la red social Instagram, con una foto diaria con una postura de yoga (bajo la etiqueta #yogapostureoftheday).

«Lo estoy haciendo porque la vida me ha ofrecido una oportunidad, quiero a la gente con la que trabajo y me gusta lo que hago», dijo Hilaria a «The New York Times» sobre su exposición mediática.

El tirón de su marido lo ha aprovechado también para meter la cabeza en el mundo de la moda. Ha colaborado con Lexington Clothing para crear una línea de ropa y accesorios de playa. Entre otros, está la Alec Shirtdress, en referencia obvia al actor. La inspiración está en que roba las camisas a su marido: «Les pongo un cinturón y las visto con tacones», explicó a «Fashion Week Daily».

Muchos se preguntan si tanta presencia mediática no arruina la tranquilidad ansiada por Alec Baldwin. El actor a veces responde con humor ante la exposición pública de su mujer. Por ejemplo, como respuesta a la foto de yoga diaria que cuelga su mujer –en bikini en una bañera, con tacones, en una vía de tren, colgada de una escalera de incendios…– publica fotos en su cuenta de Instagram con la etiqueta #alecpostureoftheday, en las que siempre aparece durmiendo.

«Hilaria debe tener su propia relación con la prensa», dijo Alec a «The New York Times» para desmarcarse de cómo gestiona su mujer su imagen pública.

Vía http://sevilla.abc.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Su comentario será moderado antes de ser publicado.

Equipo Administrador